• Sinankay Querétaro

Soledad, implacable verdugo

Qué puede hacer la terapia de integración grupal por el anciano?


La Organización Panamericana de la Salud revela que debido al fenómeno de la inversión de la pirámide poblacional que actualmente se vive en Latinoamérica, el grupo humano de mayor crecimiento se encuentra entre los 60 a 85 años de edad. Una tendencia demográfica que prevalecerá por varias décadas.


Este hecho que en sí mismo debería ser muy positivo, pues gracias a los avances de la ciencia médica el hombre puede tener una larga vida como siempre lo ha deseado.


Desafortunadamente, el concepto moderno que “tira lo caducado” se aplica a este segmento, por ello existe muy poca gente que quiera tener algo que ver con los “viejos” y mucho menos involucrarse con ellos.


Rechazados de los puestos de trabajo, aislados de la familia y muchas veces terminando viudos, no es raro que este grupo social manifieste el mayor índice de depresión, así como altas tasas de suicidio.


De esta forma la soledad se convierte en un implacable verdugo que puede llegar a ser fatal y para combatirla no existe nada mejor que la terapia de integración grupal. La cual consiste de terapias físicas, ocupacionales y recreativas especializadas que permiten al médico brindarle al anciano una buena calidad de vida, fomentar su integración grupal, devolverle su identidad social y hacerle sentir que es una persona valiosa para la sociedad para que recobre su autonomía e independencia. Recordemos que no hay peor encierro que vivir sin motivo alguno.


Caso Clínico: Sra. Ch.


Paciente que ingresa a nuestra institución con síndrome demencial, alucinaciones visuales y auditivas, desubicada de sus tres esferas mentales, con desnutrición severa, sin poder caminar, postrada en cama, incontinencia total. Durante su estancia se le proporcionó terapia física (ejercicios de flexión y extensión, masaje relajante, hidroterapia, electroestimulación), terapia ocupacional (dibujar, recortar, juegos de memoria, manualidades, entre otros) y después de ocho meses de tratamiento constante, la Sra. Ch. tuvo una recuperación muy sobresaliente, al grado de recobrar su estado físico, ubicarse en la realidad e integrarse a su nicho familiar. De hecho, goza de plena salud.



Dra. Rosa Carvajal García

Máster en Gerontología Social Aplicada

Directora Médica del Centro Geriátrico Sinank’ay





7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo