top of page

Modelo Humanista de KItwood

Hacerse cargo de un paciente con demencia es un reto debido a la naturaleza de su incapacidad mental y física, que provoca una dependencia muy grande de quien se hace cargo de él o ella; sin embargo, el psicólogo Tom KItwood de la Universidad de Bradford en el Reino Unido ha creado y revolucionado una nueva cultura en los cuidados de los enfermos con demencia.


El modelo promueve la armonía, el cuerpo y el espíritu, aún en estados enfermos de la mente; de esta forma es posible ayudar al paciente demenciado a mantener el control de su vida, sostener su autoestima e identidad individuad.


En este nuevo modelo siempre se ve a la persona con una enfermedad que puede afectar parte de su vida y de su funcionamiento, pero nunca a la enfermedad como una parte, de su identidad o su inditiviliudad personal.


Es por este principio el que se considera que los pacientes demenciados deben considerarse en el corazón y en el alma, y luego en la mente y el conocimiento; KItwood claramente dice que solamente cuando el amor, la empatía y el conocimiento deben están presentes y que uno no funciona uno sin el otro.

En el modelo de KItwood, las cinco necesidades psicológicas más importantes de la persona con demencia son:


AMOR, MUCHO AMOR

· La identidad y su biografía

· La autonomía de la persona

· La comunicación, las interrelaciones personales y el consuelo

· La vinculación y el ser incluido

· Tener una ocupación para sentirse útil y activo.

KItwood sostiene que una psicología que incluya estos elementos ayuda a las personas con demencia a mantener el control de sus vidas, y a su sostener su autoestima e intendidad indiviluidad.


En el modelo de KItwood

Todo debe ser visto principalmente como intentos de comunicación relacionadas con necesidades insatisfechas. El cuidador necesita buscar el significado de esta comunicación y encontrar la necesidad de bienestar insatisfecha.

Siguiendo estas ideas KItwood y sus colaboradores de la Universidad de Bradford han encontrado los siguientes indicadores de malestar y bienestar de las personas con demencia.




El trabajo de atención médica al paciente con demencia.

Esto se puede describir de la siguiente manera:


1. El primer paso en un paciente con demencia es la realización de una valoración médica geriátrica y neurológica completa que incluye pruebas neuropsicológicas (DSMIV YMMSE) y de discapacidad física con el índice de Barthel, así como estudios de laboratorio y gabinete.

2. Además, durante la valoración médica, se observa el estado de malestar o bienestar del paciente mediante los indicadores de KItwood, señalados en el punto anterior.

3. También se recaban datos biográficos del paciente que puedan ser útiles para su manejo.

4. A continuación, se elabora un diario personalizado en el cual se consideran sus preferencias, gustos y capacidades residuales, con el fin de satisfacer sus necesidades, facilitar su manejo y mejorar su calidad de vida,

5. Este proceso se realiza regularmente y de ser necesario semanalmente.

6. Es importante notar que las demencias son incurables a la fecha, pero en cambio son degenerativas y progresivas y el curso de la enfermedad avanza hacia estados terminales; sin embargo, este plan de trabajo continúa para proporcionarle bienestar al enfermo, en cada una de las etapas de la enfermedad.


Según el modelo de Kitwood está demostrado que la calidad de vida de los enfermos con demencia puede preservarse hasta el final. Sin perder de vista que este tipo de pacientes presentan mejorías y remisiones durante todo el trayecto de la enfermedad.


Estas oscilaciones dependen mucho de la calidad de los cuidados se le brinden al enfermo, ya sea en su domicilio o en una institución geriátrica.


Aplicando este plan de trabajo y dependiendo del tipo de demencia, los pacientes mejoran notablemente su labilidad emocional, tienden a la estabilización –con excepción de las demencias frontotemporales- Se incorporan al grupo, sociabilizan con sus compañeros, interactúan con sus cuidadores secundarios, se dejan conducir más fácilmente, participan en las actividades físicas, ocupacionales y lúdicas, con signos francos de bienestar. Todo esto con el apoyo de un club de día.


Llevar a un paciente a un club de día en las etapas leve a moderada de su deterioro y a uno en deterioro severo un centro de 24 horas, lejos de ser un acto egoísta es un acto de amor.


Repercusiones del cuidado profesional en el cuidador primario

A lo largo también se observan cambios notorios en el cuidador primario cuando se deja ayudar. Por lo que se refiere a la autopercepción de su calidad de vida, llama la atención que la mejoría es notable físicamente, una recuperación del cansancio y del dolor físico y emocional. Psicológicamente, recupera su autoestima, su concentración y empieza a disfrutar de su entorno.


Se siente con una mayor libertad para llevar a cabo sus actividades cotidianas, con una mayor capacidad de trabajo y sobretodo ya puede prescindir de tratamientos médicos. Mejoran sus relaciones interpersonales, aunque las relaciones con algunos de sus familiares, siguen igual de deficientes desde que su paciente enfermó, Es bastante común que las relaciones se fracturen, sobretodo porque no todos los miembros de la familia están preparados por el dolor y la pérdida de un ser querido, por tanto, la responsabilidad de un ser querido lo asume una sola persona, sea esta su hija, hijo, esposa, esposo, estos últimos pueden ser ancianos cuidando de otro anciano, creándose así codependencias patológicas que agravan más la situación familiar limitándose enormemente la calidad del enfermo como de su calidad de vida.


El enfermo y su cuidador enfrentan una difícil problemática que por lo general deteriora severamente su calidad de vida y su salud.


Es muy importante una transformación cultural en los profesionales de la salud a quienes nos toca llevar la directriz de esta oportunidad diagnóstica llamada demencia. En la nueva cultura se enfatiza y se magnifica a la persona con demencia, por lo que es muy importante una transformación cultural como aparece enseguida:




Por: M. C. Carlos Emilio Galván Garza

Co-fundador del Centro Geriátrico Sinank’ay.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page